Quién soy

Imagen de natalia sentada en un sillón leyendo

Soy Natalia Giselle Lange, nací en la ciudad de San Lorenzo, en la cual resido actualmente. Desde el año 1999 me desempeño en una empresa metalmecánica radicada en la zona en la cual me encargo del sector Pago a Proveedores. Esto me llevó a interactuar con personas no solo dentro de la firma, sino con quienes trabajan en otros rubros.

Comencé a interesarme por la relación en los equipos dentro del ámbito laboral, a preguntarme el porqué no se llegaba a cumplir con los objetivos propuestos, o si se cumplían por qué el tiempo no era el óptimo, también fijé mi atención en el comportamiento de los Jefes de área y la reacción de quienes tienen a cargo, de la existencia o no de incentivos, y las respuestas que aparecían delante de mío eran: falta diálogo, conversación, preguntarle al otro si entiende, validar otra opinión, responsabilizar y responsabilizarse sin coaccionar, temor a los mandos altos, entre otras situaciones. Entonces, mi inquietud siguió un poco más allá y me pregunté cómo somos en el ámbito privado, con nuestra familia, esposos/as, hijos; cómo es la relación con nuestros amigos o por qué existen personas que no saben ser fieles a una amistad, etc. y allí es cuando pude encontrar las respuestas en el Coaching Ontológico.

Iniciar este camino no fue fácil, primero porque no creía en él y cuando logré sumergirme en su estudio y práctica, dando cuenta de los cambios que podía generar en primer lugar sobre mí persona y después en los demás, las voces externas emitían opiniones poco alentadoras pero esta vez, mi posición en la vida estaba más firme y sólo necesite comunicar la decisión tomada a mi esposo y mis hijos (que por cierto, son dos varones)… logrando llegar a la meta casi en soledad. Dar un marco teórico a aquello que naturalmente me salía hacer, ayudar con la escucha, me abrió un sinfín de posibilidades y no sólo logré convertirme en Coach Ontológico, sino también en Tanatóloga.

Los invito a recorrer mi página en la cual conocerán a un Ser, que logró Hacer para después Tener y disfrutar de eso. ¿Qué tengo? Lo que construí responsabilizándome en todos estos años o, más sencillamente, lo que todos tenemos si comenzamos a observarnos a escucharnos y a poner en acción aquello que con excusas postergamos. ¡Animate!, rompé paradigmas y aprendé a andar hacia tus proyectos.

Mis certificaciones

«No hay meta inalcanzable, solo gente que se queda a mitad de camino».